jueves, abril 14, 2005

Adios Ricardo

Cuando muere un radical riojano, la democracia pierde a uno de sus granaderos. Por que una cosa e s defender las ideas en medio de las multitudes y otra es defenderlas con un pie en el patíbulo.
Recuerdo aún sus clases, tratando de embeber las mentes jóvenes con los azares del derecho, y ello quedara en mí hasta el final de mis tiempos.
Adiós Ricardo, UD ha ganado el bronce de la gloria, ese que reviste las tumbas de los hombres de ideas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

encima q somos pocos cada ves quedamos menos. somo pocos los integrantres del templo de la democracia. no ariel?

Rodrigo dijo...

Que buena lirica che ...