domingo, abril 22, 2007

Optimismo

Jamás perdí una guerra, las batallas son solo circunstancia, coyuntura, transiciones, el camino entre la nada y la victoria misma. Para aquellos que crean que la carne me detiene, que mi existencia solo se limita a lo que ven, encontraran en mis pasos desde el más allá, desde la memoria de los que quedan, el espíritu de mis ideas prestando nuevas gestas. No perdí jamás una guerra, por que ya perdí todas las batallas, y aún me encuentro en el campo donde las armas hablan. En algún momento se detendrán, en algún momento escucharan a sus ambiciones o a sus cobardías, y cuando su matemática sea negativa, cuando empiecen a ver opacas y sin brillo a la victoria, es cuando la entregaran con un beso en la mejilla a mis hordas de ideales. Aquellos que ven el mundo desde los ojos de los demás están limitados a ser como los demás, con vidas sin sentido, con especulaciones que de nada coronan sus tumbas. Ríanse, como las hienas del león, juzguen, como vírgenes sin pecado, vivan sus hipocresías, que cuando descansen, cuando vuelvan a su nada, yo aún levantare mis banderas.

3 comentarios:

Nadia dijo...

Estabamos simplemente buscando algo de calendar pero descubrimos que nuestro kerido amigo es mas POETA ke analista en sistemas... Neruda un poroto al lado tuyo..Sos un idolo.. te keremos muchio!

aro dijo...

idem muchachas... un besote

Ariel Castillo dijo...

Que buenas palabras 👌